MI MOCHILA. de felipoween

La luz del día era intensa y cegadora. Recogí mi mochila cargada de ilusión y empecé a caminar hacia la esperanza, dejando a la izquierda el camino de la certidumbre y atrás las huellas de la desesperación. Mientras caminaba, mi cabeza daba vueltas a la vida que habia llevado, sin llegar a ninguna conclusión final sobre el porque de estar aquí. Los golpes que te da la vida, los recuerdos del amor, que llegan sin que te lo esperes y se van antes de que te puedas instalarte en el cielo. Sigo el camino, ¿pero el camino hacia donde?. Observo la gente de los pueblos, de la vida que han llevado, hablo con ellos, me cuentan mil y una historias. De lo que han sufrido. Trabajar duro para poder comer, o no trabajar e intentar poder comer. Ahora los ves tan frágiles, esperando que les llegue la hora. El dolor que tenia en los pies me recordaba el tiempo que llevaba caminando sin parar. Pero quería llegar pronto a un final, donde mi corazón supiera vivir la vida. La luz se apagaba, la noche empieza a abrazarme. Duermo y sueño con la vida. Mi despertar es esperanzador. Llego a una aldea pobre. Los niños se ponen alrededor mió, extendiéndome sus pequeñas manos. Sus ojos llenos de tristeza, y sus caras de suciedad. Me miran con sufrimiento. Espero unos segundos observándolos con tristeza, me pongo a pensar la dureza de la vida para esta gente. Saco un poco de pan y algo que tenía para comer de la mochila y lo reparto. De repente sus caras ya no transmiten pena, si no alegría, tan solo con eso son felices. Les entrego unas cuantas monedas, y salen disparados, saltando de alegría. Me encuentro solo, pero un poco mas feliz. Continúo mi camino. Después de caminar durante todo el día, sin parar de soñar despierto. Paso por una ciudad. Observo a la gente donde aquí, desprecian los ricos a los que tienen pocas cosas para poder vivir dignamente. No se avergüenzan de tener más que ellos. Si no, que se sienten orgullosos de lo que tienen. Me dan pena de la vida que llevan. El sueño se apodera de mi cuerpo. Sueño con los niños pobres. El sol se adentra en mis ojos cerrados, diciéndome que ya es hora. Creo que a llegado la hora, vuelvo por donde vine, hacia el camino mas bonito que he visto nunca, (el camino a la esperanza) Llego al pueblo pobre. Donde me instalo. Para poder ayudar a los mas necesitados, dar el amor que llevo dentro de mi corazón, repartir la ilusión de la mochila, intentarles hacer un poco mas felices ayudándoles a todo lo que pueda. Al mismo tiempo llenar mi interior de su felicidad. El camino a llegado al final. La esperanza a llegado a mi vida. La felicidad a mi corazón. Y el amor que llevo, se lo ofrezco a los demás.

0 Soñadores han dejado un comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sueños K me siguen

Para Enlazarme

Páginas vistas en total

*** OJOS ***

LA DENTISTA